¿Qué es el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la leche materna?

En el año 1981, la Asamblea Mundial de la Salud (cuerpo político de la Organización Mundial de la Salud) adoptó el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna con el objetivo de proteger a todas las madres y a sus bebés de las prácticas inapropiadas de comercialización.

Este Código regula la comercialización de sucedáneos, biberones y tetinas. Defiende el derecho de todas las madres a decidir basadas en información independiente, correcta y veraz, sin presión comercial ni de cualquier otra índole.

Pero, ¿qué son los sucedáneos de la leche materna?

Son las fórmulas (leches producidas/modificadas en laboratorios a partir de leche de vaca) para lactantes hasta los 6 meses, de crecimiento (6 a 36 meses), otras fórmulas específicas (Alergia a la Proteína de la Leche de Vaca, reflujo, prematuros), productos de alimentación complementaria dirigidos a menores de 6 meses (cereales, postres, papillas). Y aunque no son alimentos, el Código incluye la regulación sobre biberones y tetinas.

¿Por qué es necesario el Código de Comercialización de Sucedáneos de la leche materna?

Porque la leche materna es irremplazable, y no amamantar conlleva riesgos en la salud de los bebés y las madres y aumento en el índice de mortalidad infantil.

Sin embargo, la promoción de la lactancia materna no alcanza para competir con la inversión mundial destinada a la promoción comercial de productos ultraprocesados que la industria ofrece para lactantes. Las ganancias de la alimentación con fórmulas y biberón son inmensas. El Código tiene como finalidad: proteger a la lactancia materna, a las madres y a los bebés, del marketing agresivo y engañoso de la industria.

¿Qué acciones violan el Código?

La industria tiene sus estrategias para ofrecer sus productos, muchas veces de manera sutil. Otras, más directa.

Las redes sociales se convierten en una manera eficaz de llegar a futuros posibles consumidores: con cursos pagados por las marcas, gratuitos y de información para madres y familias que se convierten en una base de datos, aplicaciones sobre embarazo con intermitentes publicidades de fórmulas sucedáneas de la leche materna , apoyo online con expertos que terminan ofreciendo sus productos, referentes de los medios de comunicación publicitando determinada fórmula de las llamadas de crecimiento o cereal infantil, como lo necesario y óptimo.

Por otro lado, los centros de salud y sus profesionales, no deben permitir ninguna publicidad comercial: afiches, calendarios, relojes, imágenes de bebés proporcionados por las empresas, regalos, promociones y/o actividades educativas, encuestas a madres ni nada que idealice el uso de fórmulas o biberones.

Las etiquetas de fórmulas infantiles y otros sucedáneos de la leche materna no deben tener imágenes de bebés, ni pueden idealizar el uso del biberón. Deben decir claramente que la leche materna es el mejor alimento y deben alertar sobre los riesgos para la salud del uso de sucedáneos. Las etiquetas no deben desalentar el amamantamiento, ni tampoco pueden contener afirmaciones tendenciosas.

¿Qué puedo hacer yo para proteger la lactancia materna y velar por el cumplimiento del Código?

¡Mucho! Todas las personas podemos ayudar difundiendo y explicando este tema. Debemos tener claro y difundir que el Código se aplica a todos los alimentos infantiles de ¡0 a 36 meses! Y no solo a las fórmulas de 0-6 meses. También podemos ayudar verificando si las empresas violan el Código y las Resoluciones pertinentes de la Asamblea Mundial de la Salud. Podés denunciar las violaciones al Código (http://www.ibfan-alc.org/denuncias.php), y también informar a cada persona que lo desconozca.

¡Juntos protegemos la lactancia y las infancias!

Más información

Guía rápida sobre el Código Internacional de la OMS LLL Int’l

Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna (texto completo)